Las etapas del Design Thinking

| Out of the box |

En un mercado en constante evolución, el innovar, competir y crecer como empresa se vuelve más complejo que nunca. Para ofrecer un valor diferenciador, que satisfaga las demandas del mercado, las empresas deben centrarse en las necesidades del cliente, comprendiéndolo a profundidad, para lo cual se utiliza el Pensamiento de Diseño o Design Thinking. 

Design Thinking es una metodología de innovación centrada en las personas y sus necesidades. Analiza a los consumidores desde la perspectiva de un diseñador, identificando patrones en el comportamiento, aún en su aspecto más irracional, para obtener soluciones creativas y funcionales. 

Este concepto no es nuevo, se utilizó por primera vez en los años 70's. Mientras que en un principio se enfocaba en el desarrollo de productos, hoy es utilizado también para la mejora de procesos, optimizar la experiencia de usuario o crear modelos de negocio innovadores.

 

¿Por qué las empresas utilizan el Design Thinking como método de innovación?

Las empresas centradas en el cliente deben tener un conocimiento profundo de su público, y empatizar con él para desarrollar productos que realmente se ajusten a sus expectativas.

Con el Design Thinking los problemas no son limitantes, sino oportunidades de corregir fallos a tiempo, reduciendo costes y riesgos. Según datos de Adobe, las empresas impulsadas por el pensamiento de diseño mejoraron en el índice Standard & Poor's un 219% en los últimos 10 años. 

 

Etapas del Design Thinking

1. Empatía

Para centrar los resultados del Design Thinking en las necesidades del usuario final se requiere ir más allá de un análisis. Se trata de ponerse en el lugar del cliente para percibir desde su punto de vista sus problemas y necesidades. 

2. Definir

Con la información recabada en la fase de empatía se define, en una sola frase, qué es lo que se requiere crear, con qué finalidad y quién se beneficiará con ello.

3. Idear

En esta fase se genera una lluvia de ideas con los miembros del equipo. No se discrimina ningún concepto, sin importar lo descabellado o poco factible que pueda parecer. Más adelante se revisan, filtran y pulen los resultados hasta obtener la idea en la que se trabajará.

75% de las empresas que han implementado Design Thinking afirman que han mejorado su cultura de trabajo en equipo.

4. Prototipar

Una característica de esta metodología es que se trata de un proceso iterativo, es decir, un proceso cíclico de prueba y error en el que se lanzan modelos, incluso poco detallados en un principio, para analizar su desempeño con un grupo de usuarios reales. Por este motivo se dice que en esta metodología se aprende de los errores y se corrigen fallos antes de lanzar el producto final.  

5. Evaluar

En esta etapa se analizan los resultados de desempeño de los modelos de prueba y se escucha lo que los usuarios tienen que decir de su experiencia con el prototipo. Se evalúa qué aspectos le han gustado y cuáles no, así como las dudas que tuvo mientras utilizaba el producto. Con esta información se crea un nuevo prototipo y se vuelve a testear. El modelo se va puliendo hasta obtener el resultado final.

Mejores productos o servicios ya no son suficientes en la era tecnológica, por lo que se hace fundamental innovar para estar al día con las nuevas exigencias del mercado, considerando los distintos aspectos organizacionales.

Las empresas que centran sus procesos de innovación en Design Thinking entregan a sus clientes experiencias más ricas que construyen relaciones duraderas, lo que las hace más competitivas. Además les permite ahorrar recursos, ya que son capaces de corregir fallos a tiempo.

Metodologías de innovación
SOBRE EL AUTOR
Esteban Patiño
Esteban Patiño

Art & UX Leader

COMENTARIOS