Cómo implementar el Service Design en tu empresa

| Human-centered |

En esta nueva era todo producto es también un servicio.

Esta parece una frase poco lógica, porque un producto es aquello que podemos tener físicamente al pagar -por ejemplo, una laptop- y un servicio es aquello que recibimos de forma intangible, como la conexión de Internet. Sin embargo, la línea entre producto y servicio, que anteriormente estaba dividida por la condición de tangible, ahora se ve borrosa.

Considerando esto, las empresas han inventado sistemas de innovación para crear servicios que cumplan la expectativa más alta del consumidor, dando origen a una experiencia de cliente completamente única. Uno de estos métodos es el Service Design, una metodología que guía en forma detallada cómo hacer que un servicio tenga éxito, contra todo pronóstico.

 

¿Cómo hacer el diseño de un servicio?

Dependiendo de qué fuente o recurso se utilice los pasos para la diseñar un buen servicio pueden variar, pero en general podemos tomar en cuenta estas 6 sencillas fases.

1. Definir al cliente ideal

El primer paso es conocer quién queremos que compre el servicio. Para ello es necesario crear un arquetipo de nuestro cliente ideal. Se debe definir qué necesidad deseamos satisfacer y qué tipo de persona posee esa necesidad.

La imagen del cliente ideal debe ser el punto de partida para nuestro diseño.

 

2. Hacer una lluvia de ideas

Todo servicio comienza como una vaga idea. Así que usando la imagen del cliente ideal deben crearse ideas que convivan a la perfección con los valores de la empresa.

Toda compañía tiene unos objetivos, a la hora de crear un servicio, hay que tenerlos en mente.

 

3. Busca la originalidad

Los consumidores actuales tienen acceso a una enorme cantidad de opciones al interesarse por un servicio, así que es necesario ir más allá de las ideas comunes. Es importante tener en mente que se va a crear una innovación, por lo que se debe identificar qué es lo que diferencia a la empresa de la competencia. 

La clave está en darle al cliente ideal algo que nadie más pueda entregarle.

 

4. Aprovecha los puntos de contacto

En el tiempo de vida de un cliente siempre hay momentos en los que tiene interacción con la empresa, por lo que darle valor a esos instantes y usarlos para saber su opinión o recolectar datos, ayudará a mejorar el diseño del servicio.

 

5. Prueba el servicio

Antes de lanzar el servicio al mercado, se puede seleccionar una muestra pequeña de personas y ponerlo a prueba. De estos clientes se podrán recolectar impresiones y comentarios que darán indicios sobre el resultado que obtendrá en la realidad comercial, de manera que se puedan implementar ajustes.

 

6. El lanzamiento

Después de haber cumplido los pasos anteriores el servicio se encuentra listo para el público. Para esto, la empresa debe preocuparse por difundirlo por todos los medios posibles y crear una estrategia publicitaria que lo haga visible. 

Ya se tiene un buen resultado, ahora la clave está en lograr que todos lo conozcan.

 

Diseña un servicio único

Tomando en cuenta este esquema para implementar el Service Design en una empresa, este puede ser adaptado y se le puede agregar un toque propio

Experimentar con este nuevo método para crear experiencias de clientes y usuarios completamente únicas, otorgará enormes beneficios a la empresa. Entre algunos de los cambios se encuentran: el aumento de las ventas, la creación de lealtad en los clientes, el fortalecimiento de la marca y el desarrollo de la identidad de la empresa.

Cada día se lanzan nuevos servicios al mercado. Por eso, la innovación es un elemento fundamental para que una compañía destaque, y el Service Design es una excelente oportunidad para lograrlo.

Descarga aquí- E-book Customer experience
SOBRE EL AUTOR
Luisa Balderas
Luisa Balderas

Project Guardian

COMENTARIOS