Cómo crear productos digitales orientados al cliente

| Human-centered |

La disrupción digital ha transformado a las empresas, sus procesos internos y externos, y a la manera en que desarrollan nuevos productos.

Su implementación no responde solo a una tendencia, sino a estar en línea con la experiencia del cliente. Además es rentable: según el Harvard Business Review, las compañías con más potencia en el ámbito online crecen hasta un 9.6% cada año.

Para crear nuevos productos digitales que sean exitosos, la clave es entender lo que buscan los clientes y conocerlos a fondo para saber cómo satisfacer sus necesidades. Este es un enfoque ha ido tomando mayor relevancia en los últimos años.

Orientación al cliente: el enfoque clave

Las marcas modificaron sus estrategias para crear productos digitales. En lugar de vender sólo lo que ellas consideran importante, migraron a un modelo centrado en el consumidor, donde es fundamental conocer a fondo a sus clientes para desarrollar soluciones que satisfagan sus necesidades. Utilizando este enfoque, las empresas ponen al cliente como centro de todas sus estrategias.

Por esta razón, la experiencia del cliente será fundamental cuando se desarrolle un producto, se lo comunique al público objetivo y se realice el trabajo post-venta.

Cómo diseñar un producto digital orientado al cliente

Aunque existen distintos modelos para diseñar productos digitales orientados al cliente, en términos generales pueden seguirse los siguientes pasos : 

1. Detectar un problema

Descubrir una necesidad puntual que tengan los clientes o prospectos es el punto de partida para diseñar cualquier producto digital. 

2. Encontrar la solución

A través de una investigación profunda del problema en cuestión y del público objetivo habrá que encontrar la forma de solucionarlo. Esto es muy importante: la información solo aporta valor si el 90% del tiempo que se le dedica es en analizarla.

No es solo cuestión de recolectar, también hay que pensar, comparar y cruzar información.

3. Diseñar el producto

La solución encontrada debe tomar forma, además de agregarle branding: ¿Qué diferenciará a este producto de otros? ¿Qué lo hace propio de la marca? ¿Cómo lo van a reconocer los clientes?

4. Probar el producto

Hay que verificar si el producto funciona como el cliente espera. En digital esto implica revisar la performance en distintos dispositivos, sistemas operativos, tamaños de pantalla y conexiones, entre otros.

Este punto es fundamental: según estudios, un 50% de los consumidores no quieren relacionarse con marcas con las que han tenido malas experiencias. 

5. Optimizar

Como ya se dijo, en la era de la disrupción digital, la constancia es clave. Por lo tanto es fundamental revisar el producto de forma sistemática para descubrir oportunidades de mejora y ejecutarlas. Por ejemplo, si surge un canal donde el público objetivo disfruta moverse, es importante diseñar una versión de la creación para dicha función.

En todos estos puntos es necesario tener como norte y eje la experiencia del cliente. Tener siempre en consideración el problema que le solucionará el producto es fundamental para tener éxito en digital.

Cómo llegar a los consumidores 

Conectar el producto digital con su consumidor objetivo es fundamental para garantizar el éxito de todo este proceso. Lo principal para saber cómo llegar al target es conocerlo. Una buena investigación de mercado (que probablemente ya se realizó para encontrar el problema a resolver) revelará los canales preferidos de los clientes y sus hábitos de compra. Con esta información será más fácil entender cómo conectar con ellos. 

Animarse a probar puntos de contacto nuevos y experimentar con el mundo digital siempre será una buena forma de generar innovación: no por nada se estima que el 75% del presupuesto de marketing de las empresas a nivel global se mueve hacia el online. 

Metodologías de innovación
SOBRE EL AUTOR
Esteban Patiño
Esteban Patiño

Art & UX Leader

COMENTARIOS