Si no es ahora, ¿cuándo? Empodera a tus colaboradores

| Human-centered |

Aquellos que hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo a crear y manejar con éxito una empresa, sabemos que una parte fundamental de la ecuación empresarial exitosa descansa en el cliente interno (el colaborador) que va formando los eslabones propios del proceso interno de la organización.

¿Queremos ofrecer una mejor experiencia al cliente? ¿Deseamos una experiencia de empleados memorable? ¿No queremos ver más caras aburridas los días lunes al llegar al trabajo?

La solución tiene directa relación con empoderar a los colaboradores.

Pero, ¿qué es exactamente empoderar y cuál es su objetivo?

Es importante definir muy bien lo que significa empoderar a los empleados porque muchos creen que se trata charlas motivacionales los días lunes en la mañana que terminarán con gritos de “¡hurra!” por parte de los colaboradores.

Empoderar tampoco significa dejar que organicen un día de picnic el fin de semana.

El empoderamiento es en realidad una serie de estrategias para lograr que el trabajo interno se haga de manera más eficiente y productiva, un mejor servicio de atención al cliente externo y motivarlos a tomar decisiones sobre su trabajo.

Además, significa que el empleado está comprometido con la organización, la siente suya, la representa y ofrece sugerencias abiertamente porque sabe que sus palabras tendrán eco.

¿Hay beneficios al empoderar a los empleados?

¡Por supuesto! Los primeros resultados tangibles son la mejora en la comunicación interna de la organización, una mejor experiencia de colaboradores y una mayor productividad en los tiempos y procesos.

Lo más importante es que el empleado se transforma en un agente de cambio dentro de la organización, no teme desafiar las convenciones tradicionales y eso hace que la empresa se mantenga al día con las nuevas innovaciones y tecnologías.

En otras palabras, nuestra organización y los colaboradores no quedarán obsoletos.

¿Cómo lograr este empoderamiento?

1. Al delegar

El colaborador es quien mejor conoce los procesos, entonces, ¿por qué no dejar que él decida lo que puede ser más productivo? El éxito financiero y de imagen de muchas multinacionales del mundo “tech” ha sido el resultado para que los colaboradores ahora tengan voz y voto sobre las decisiones de la organización.

 

2. Hagamos que compartan una misma visión y manejando un lenguaje común

La mejor forma de comunicación es aquella donde “menos es más”. Debemos hacer que la visión empresarial sea inspiradora para todos y el secreto pasa por un lenguaje llano y sencillo.

Si mantenemos la comunicación en un nivel simple, los colaboradores recordarán con más facilidad el mensaje.

 

3. Impulsarlos a ser autónomos

En medio de cualquier proceso de aprendizaje es inevitable tener que repetir lo mismo varias veces.

Por lo tanto, no hay que desfallecer en el intento, comprender que ciertos procesos llevan su tiempo, pero cuando los empleados tengan claro el qué y el por qué se habrá dado el paso crucial para que sean individuos autónomos. Tampoco olvidemos reconocer sus logros y celebrarlos con ellos.

 

Cuando empoderamos a los colaboradores es más fácil lograr un CX (Customer Experience) de éxito, promovemos maneras para que el cliente interno tome decisiones correctas y hacemos crecer su confianza, incluso en aquellas situaciones en las que no han tomado la decisión correcta. 

Ebook Tranformando RH
SOBRE EL AUTOR
Alejandra Sánchez
Alejandra Sánchez

Chief Limit Breaker

COMENTARIOS