El 63% de los empleados en el mundo están desmotivados. ¡Conoce cómo resolverlo!

| Human-centered |

El Customer Journey es una eficaz herramienta para evaluar la experiencia del cliente. Consiste en una representación gráfica del recorrido que realiza el usuario desde que tiene conocimiento de nuestra marca hasta que se convierte en comprador al adquirir un producto.

Es un instrumento muy útil de los departamentos de marketing para realizar acciones de mejora sobre la experiencia del usuario, el cual consta de un proceso con varias etapas para alcanzar la meta.

Pero, ¿qué hay de los empleados?

Ellos constituyen la imagen y la reputación de la organización. Si no conocemos las necesidades de nuestros colaboradores repercutirá de forma negativa en la empresa.

Por lo tanto, necesitamos saber con exactitud cuál es la experiencia que viven nuestros miembros en la organización. ¿Cómo podemos mejorarla?, ¿de qué forma podemos hacer que nuestros trabajadores sean más productivos

Employee Journey Map

Existe un sistema que solventa estas necesidades. A semejanza del Customer Journey, de cual hablamos con anterioridad, existe el Employee Journey Map que representa los períodos y los ciclos de experiencia del empleado.

Este se estructura en 5 fases:
 

- Cambiar de enfoque

El primer paso para realizar el Employee Journey Map es hacer un pequeño juego mental. Tenemos que pensar que nosotros somos la marca y nuestro empleado el cliente. 

¿Qué haríamos para que compren nuestros productos? Luego, debemos trasladar los siguientes puntos del Employee Journey al papel para representarlo gráficamente.

 

- Buyer Employee

En este punto tenemos que definir el arquetipo de nuestro cliente o buyer, que en este caso es nuestro empleado. ¿Cómo lo hacemos? Es muy sencillo, debemos formularnos algunas preguntas como:

¿Cuáles son sus aficiones?, ¿dónde nació?, ¿qué es lo que más valora en su jefe?, ¿cuál es su meta profesional?, ¿se siente valorado por la empresa?

Esto nos permite identificar sus inquietudes, preocupaciones e intereses, entre otros datos fundamentales.

 

- Línea de Tiempo

Escribir una línea que muestre la jornada del empleado que hemos elegido, desde que se despierta hasta que regresa a casa.

Por ejemplo: Hernando Díaz, informático, se levanta a las 7:00 am para bañarse y desayunar. Luego toma el autobús, que tarda 30 minutos, para llegar puntualmente a su puesto a las 9.00 am. Más tarde se dedica a sus tareas hasta las 13.00 pm, donde realiza un pequeño descanso tomando un café, etc.

 

- Puntos de Contacto

Representa los momentos del día en que tenemos contacto con nuestro empleado. Es muy útil para saber lo que él o ella están sintiendo en ese momento.

Por ejemplo: comienza el día y le enviamos un mensaje a Hernando, nuestro informático, comentando las tareas que debe realizar. En ese momento se encuentra desayunando y, antes de que haya empezado su jornada laboral, le estamos enviando encargos.

Esto puede repercutir de forma muy negativa en nuestro negocio, al tener un empleado frustrado y estresado antes de empezar su horario laboral.

 

- Ejecutar el Plan

La última fase es describir la emoción que nos gustaría que sintieran nuestros empleados cuando nos ven. Tienen que ser sentimientos positivos, como alegría, agrado, satisfacción etc. ¿Cómo conseguimos esto? Podemos hacerlo de forma muy sencilla con estas estrategias:

  • Entablar conversación con él/ella y preguntarle sobre su familia
  • Respetar sus horarios y encargarle tareas únicamente en su jornada laboral
  • Conversar con el trabajador sobre temas que le agraden y le permitan distraerse un poco de sus ocupaciones.

Según el estudio de Gallup World Poll, el 63% de los empleados del mundo se encuentran desmotivados. Con el Journey Employee Map, tenemos una manera eficaz para que esta situación no ocurra en nuestra empresa.

Ebook Tranformando RH
SOBRE EL AUTOR
Fernando Riveroll
Fernando Riveroll

Customer Experience Expert

COMENTARIOS