¿Sabes en qué puede mejorar el Employee Social Advocacy a tu empresa?

| Human-centered |

Con el crecimiento de las redes sociales, han cambiado los canales de comunicación entre la empresa y sus clientes. El consumidor tiene nuevas exigencias que los medios tradicionales no pueden satisfacer.

Para adaptarse a este reto, ha surgido una nueva tendencia: El Employee Social Advocacy.

¿Qué es el Employee Social Advocacy?

Es una estrategia que recurre a los empleados para la promoción voluntaria de su empresa en medios sociales, convirtiéndolos en embajadores para amplificar los mensajes, visibilidad, alcance y valores de la marca.

Esto, en vez de los clásicos mensajes corporativos, aporta un tono más fresco, natural y creíble.

Beneficios para la empresa

Una de las ventajas de esta estrategia, es un aumento de la visibilidad en línea. Según el estudio realizado por MSLGROUP, los mensajes de la marca realizados por los propios empleados experimentaron una subida del 561% en los post compartidos, respecto a los mismos mensajes realizados por el canal oficial de la compañía.  

Del mismo modo, las empresas que usaron el programa de Employee Social Advocacy incrementaron 10 veces más su audiencia.

Esto se debe a que los usuarios de redes sociales suelen tener mayor desconfianza hacia los anuncios emitidos por un perfil corporativo, pues suelen pensar que puede ser una táctica de marketing.

En cambio, como se supone que los trabajadores conocen bien el funcionamiento de la empresa, si aportan un mensaje positivo sobre ella, transmiten más credibilidad al consumidor.

Otra mejora percibida, es el del aumento del engagement de los colaboradores. El actuar como portavoz de la compañía, hace que los trabajadores se sientan más unidos a la organización en la que trabajan y que se genere una atmósfera de trabajo positivo.

Según los estudios realizados, tienen un 27% de posibilidades de sentirse más optimistas sobre el porvenir de la empresa y un 20% más, de permanecer en su puesto de trabajo.

¿Cómo implementarlo?

En primer lugar, hay que hacer uso de herramientas idóneas. Se pueden usar soluciones genéricas o que ya están desarrolladas en el mercado, como Hootsuite o Buffer.

No se puede y no se debe forzar a los colaboradores a que hablen bien de la compañía de las redes.

Pero existe un medio mejor para animarlos a que hablen bien de la compañía: las recompensas. Una estrategia de gamificación, a través de insignias virtuales y reconocimientos, resulta muy útil para cumplir estos fines.

Es fundamental establecer unos KPI's o métricas para analizar los resultados de la campaña. Para que resulte eficaz este planteamiento, es necesario que tanto los objetivos del negocio como los de la compañía marchen al mismo paso.

Ejemplos de esto pueden ser: generación de leads, tráfico al sitio web, posicionamiento de marca, entre otros

Por último, tras finalizar la campaña, hay que efectuar un análisis cuantitativo y cualitativo del rendimiento del programa. 

Así, por ejemplo, se pueden calcular los empleados que mejor lo hicieron o los departamentos que más se inmiscuyeron en la campaña. Estos datos servirán para mejorar las próximas estrategias de comunicación y estimular a los trabajadores a ser embajadores de la marca.

Para mejorar la promoción y el alcance en las redes sociales de la empresa, el Employee Social Advocacy constituye una estrategia eficaz. La mayor prueba de su éxito es que empresas como Ikea, Google y Apple hacen uso de esta tendencia.

Employer Branding Playful
SOBRE EL AUTOR
Fernando Riveroll
Fernando Riveroll

Customer Experience Expert

COMENTARIOS