¿ERP o CRM? ¿Cuál necesita mi empresa?

| Innovation + Tech |

Administrar una empresa, con la enorme variedad de labores que esto implica, suele ser una tarea que requiere de mucho apoyo. Estar en constante contacto con proveedores, mantener buenas relaciones con la clientela y gestionar las finanzas son solo algunas de las materias que una organización debe estar constantemente atendiendo.

Bajo este contexto, la aparición de algunas herramientas informáticas ha facilitado estos procesos, ofreciendo una opción para alivianar la carga a los distintos departamentos y potenciar el desarrollo y crecimiento de las compañías.

En la actualidad, hay dos tipos de sistema que están facilitando la innovación de procesos en las empresas y mejorando su productividad, nos referimos a los sistemas ERP y CRM, de los cuales hablaremos a continuación:

¿Qué son los sistemas ERP y CRM?

Los sistemas de Planificación de Recursos Empresariales, ERP por sus siglas en inglés, son software que estandarizan, organizan, ordenan y manejan la información de las empresas.

En palabras sencillas, estas plataformas recogen los datos de inventarios, contabilidad, nóminas, producción y ventas, relacionándolos entre ellos. Esto genera una mayor conexión entre los departamentos de una empresa, facilitando la toma de decisiones.

Por otro lado, los CRM (Customer Relationship Management o administrador de relaciones con el cliente) son software de apoyo a las labores de contacto con los clientes, registrando correos, datos bancarios, llamadas, compras y ventas de estos, entre otros.

La principal función de un CRM es aumentar ventas a partir del conocimiento de sus clientes.

¿Cuáles son las diferencias entre estos?

Si bien es cierto que ambos tipos de sistemas apuntan a mejorar las operaciones de una empresa, planteando una innovación de procesos en ella, existen diferencias sustanciales entre estos:

  •  Los sistemas CRM tienen como objetivo mejorar las relaciones externas de la empresa, mejorando las relaciones con sus clientes. En cambio, el foco de un ERP es optimizar los procedimientos internos de una organización, no afectando significativamente la relación con los clientes. 

  • Un sistema ERP está compuesto varios módulos relacionados con las distintas áreas de la empresa, desde la producción, hasta contabilidad, a diferencia de un CRM, que consta de módulos relacionados con la gestión de clientes, ventas y marketing.

  • Como un CRM abarca menos módulos, su instalación es más fácil y ágil en comparación con la implementación de un sistema CRM. Por esto mismo, los costos también presentan una gran diferencia.

¿Cuáles son las ventajas de aplicar estos sistemas?

Los sistemas ERP presentan su mayor ventaja en el mejoramiento de la gestión de los procesos y toma de decisiones en una empresa, basándose en organizar sus bases de datos.

Por ejemplo, la capacidad de conocer los estados de pago en tiempo real favorece la toma decisiones oportunas para evitar problemas en el flujo de caja, o poder conocer el estado actual de los inventarios simplifica la implementación de nuevas estrategias que apunten a aumentar ventas de productos críticos. 

Por su parte, un CRM apunta principalmente a fidelizar a los clientes ofreciéndoles un servicio más personalizado, que recuerda sus servicios y métodos de pago preferidos. Además, la oportunidad que representa gestionar todas las labores de marketing y ventas desde una sola plataforma significa un avance enorme en el desarrollo de estrategias interdepartamentales y comunicacionales.

Utilizar estos sistemas puede representar avances en los procesos de una empresa, generando, por ende, una ventaja competitiva importante en comparación al resto del mercado.

Si bien su implementación puede significar un esfuerzo tanto económico como organizacional, ajustar estos softwares a la medida de una empresa debiera significar una reducción de su impacto, maximizando sus ventajas.

 

#Let'sPlay

Descarga aquí
SOBRE EL AUTOR
Luisa Balderas
Luisa Balderas

Project Guardian

COMENTARIOS