Descubriendo el valor del colaborador con Employee Value Proposition

| Human-centered |

En un mercado tan complejo como el moderno, las empresas buscan atraer y retener al mejor talento humano para convertirlo en la base de su diferencial competitivo. No obstante, de acuerdo con las estadísticas, más del 50% de las organizaciones a nivel mundial tienen dificultades para captar colaboradores valiosos y retenerlos en el tiempo.

El error en estas empresas, sin duda, radica en un CX interno de poca calidad. Si los colaboradores no se sienten satisfechos con sus condiciones de trabajo, simplemente migrarán a otra compañía que les ofrezca una mejor experiencia de empleado.


Además, al formar parte de los stakeholders de una organización, son sus embajadores y generan aquellas conversaciones que la posicionan como “atractiva” o “no atractiva” laboralmente, determinando el nivel de interés de los nuevos talentos por hacer parte de la nómina.

De ahí la importancia del Employee Value Proposition (EVP). 

¿Qué es Employee Value Proposition?

Se traduce como “propuesta de valor al empleado”. Básicamente, hace referencia al conjunto de beneficios que ofrece una organización a sus colaboradores como retribución por su trabajo.

Su objetivo  es optimizar el CX interno, con el fin de mantener satisfechos a los mejores talentos y ganar su compromiso con el desarrollo de los planes estratégicos.

El EVP juega un papel fundamental en el ánimo de los trabajadores y su productividad, por lo tanto, debe ser un elemento esencial en las estrategias de reclutamiento y retención de talento impulsadas por el departamento de RH.

¿Cómo se construye el Employee Value Proposition?

Al construir un EVP es necesario responder la pregunta: ¿por qué las personas desearían trabajar en esta organización, hacerlo lo mejor posible y no renunciar?

Para contestar correctamente esta interrogante, es importante tener muy claros los perfiles de los candidatos a elegir y conocer, en la medida de lo posible, el EVP que ofrecen otras empresas de la misma industria.


Solo así es posible crear una propuesta más atractiva que la de los competidores.

En todo caso, siempre se compone de: 

  • Elementos tangibles: sueldo, bonificaciones, días de vacaciones extra, etc.

  • Elementos intangibles: son aquellos que no se ven reflejados en la nómina, pero tienen un alto impacto en el ánimo de los trabajadores, como las oportunidades de crecimiento profesional y el buen ambiente laboral. 

En este punto hay que tener en cuenta que la cultura de la empresa juega un papel preponderante en el desarrollo del CX interno.

De hecho, cuando se les preguntó a los colaboradores por los factores que más influyen en su experiencia de empleado, se obtuvieron los siguientes resultados: 

  • Entorno físico: 22%. 
  • Tecnología y herramientas: 29%. 
  • La cultura de su empresa: 49%. 

La alineación entre la cultura de la empresa y los beneficios que ofrece, conduce a una mayor satisfacción y compromiso de los empleados, lo que a su vez aumentará la productividad y la rentabilidad.

Al respecto, las estadísticas señalan que en las empresas con un buen desarrollo de cultura corporativa, los empleados son mucho más comprometidos porque sienten que su trabajo es importante (73%) y que el empleador se preocupa por ellos como personas (64%).

En síntesis, un departamento de RH con un EVP bien definido y alineado con la cultura de la empresa, tiene muchas más posibilidades de atraer y fidelizar su talento más valioso, a la vez que alcanza sus objetivos comerciales. 

El EVP de Affinity Petcare, es un claro ejemplo de ello. Se trata de una propuesta fuertemente alineada con sus valores y objetivos estratégicos, que ofrece una serie de programas y beneficios de indiscutible valor para el perfil del talento que buscan mantener en sus filas. 

Ebook Tranformando RH
SOBRE EL AUTOR
Fernando Riveroll
Fernando Riveroll

Customer Experience Expert

COMENTARIOS